¡Bienvenidos a Dale Dani!

¡Dale Dani! es un cómic digital basado en personajes creados por Alberto González, mostrando la vida, situaciones e imaginaciones de dos hermanos muy diferentes, Daniel y Elías, su vecina y compañera escolar Susana, y otros personajes que se suman a compartir su mundo, que también en buena parte es el nuestro. En la tradición de tiras cómicas legendarias como Peanuts, Daniel el Travieso o Calvin y Hobbes, ¡Dale Dani! ofrece una mirada a lo que es la vida e imaginación de un niño en estos tiempos tan inciertos y cambiantes, pero a la vez llenos de expectativas y posibilidades.

Este es Dani

Daniel Alonso Pereira para sus papás y maestros, Dani para todos los demás. Travieso, atrevido, curioso y retador, pero con buena voluntad y una personalidad sensible. Defensor inevitable de su hermano menor Elías. Adora la vida activa y detesta la escuela y la rutina. A pesar de andar toda la vida detrás de Susana y pretender ser un Don Juan, sólo un milagro podría hacer que ella (u otras niñas) se interesen por él. Al menos por más de cinco minutos.

Este es Elias

Elías Martínez, aunque ni sus padres lo llaman así. Hermano dos años menor de Dani, pero con el doble de inteligencia y de padre distinto. Por su talento precoz en estudio, informática y robótica ha sido promovido dos grados más adelante en la escuela, donde se ha convertido en el integrante más chico de su clase… y en el inevitable blanco de los “bullies” de los cuales Dani tiene que defenderlo constantemente (a veces sin éxito). Como buen nerd, su inteligencia es inversamente proporcional a sus habilidades sociales, pero su inevitable inocencia atrae a muchos amigos y amigas en una forma que Dani no se explica cómo lo hace. Supo manejar la red Internet antes de poder decir “mamá”.

Esta es Susana

Susana Fernández. Compañera de grado de Dani. Como niña es todo lo que ni Dani ni Elías son. Como toda niña, es coqueta, de buenas intenciones, ha soñado con ser princesa y deseara ser más bonita de lo que es. Pero a su favor tiene la influencia de una madre que le ha enseñado a “poner los pies en la tierra” y no dejarse arrastrar por las apariencias. A pesar de que en apariencia no quiere nada con Dani y lo “manda a volar”, en el fondo le intriga su personalidad y fantasea con él, aunque se muere de vergüenza de solo pensar en decírselo de frente.