El primer balance

14 de February, 2011

Hoy se cumple mes y medio de que decidí inaugurar este webcomic, y si bien he podido publicar apenas tres entregas por cuestiones de tiempo, ya he podido llegar a varias conclusiones. Al menos por este año, ¡Dale Dani! será para mí un vehículo de aprendizaje para el desarrollo de historias y personalidades. A eso me quiero referir ahora.

Me he dado cuenta de que no basta un breve esbozo de personajes para crear historias convincentes y que cautiven. Siempre me ha preocupado más tener algo qué decir que cómo decirlo. Y sin tener “actores” con una personalidad definida y cautivante y un contexto lo suficientemente desarrollado, no voy a llegar muy lejos con ésto. Por tanto al menos durante el próximo mes me concentraré más en escribir que en dibujar, en darle cuerpo, alma y una historia a estos personajes que he repetido infinidad de veces en mis cuadernos por años. Siempre me ha sido fácil escribir ensayos, artículos y esas cosas, pero crear una historia de esas que hacen que la gente se identifique con ellas y la haga suya -el sueño de todo artista comiquero que se precie- sigue siendo un reto grande para mí.

Además he estado un tanto indeciso sobre la técnica con qué realizar el cómic. Al principio decidí irme por una adaptación digital de la técnica blanco y negro en pincel de Jeff Smith, uno de mis artistas favoritos, pero la verdad es que ni soy Jeff ni el resultado del entintado digital es totalmente de mi agrado, a pesar de que estoy utilizando una tableta Intuos para todo el trabajo, incluyendo bocetos. Sin embargo me siento más cómodo cuando trabajo “a lápiz”, algo parecido al estilo de Mike Kunkel, y lo más probable es que las siguientes entregas de ¡Dale Dani! sean hechas en un estilo más libre y con el que me sienta más cómodo, aunque se vea más “boceteado”.

Por eso he querido escribir estas líneas, por si se preguntan qué ha pasado con éste sitio y por qué no han habido más actualizaciones recientes. Sigo adelante, pero con grandes dosis de paciencia.